El CD El Ejido gana 1-0 en la ida de la última eliminatoria de ascenso

Foto: @deporteselejido (Twitter)
Cerca de 3.000 espectadores vivieron este sábado la victoria, por la mínima, del CD El Ejido sobre el CD Laredo. Duro choque propio de la última ronda de la promoción de ascenso a Segunda División B. Los celestes vencieron con el único gol de Alfonso tras un pase de Darío Guti que le dejó solo de cara al portero. La vuelta será el sábado que viene a las 18:30.

El CD El Ejido salió muy fuerte, sin nervios, ya en la primera jugada Darío Guti dio un aviso. Los celestes se sobrepusieron sobre los cántabros desde el pitido inicial del encuentro. Los de Alberto González supieron mantener una alta intensidad para buscar la portería rival y para conservar el dominio del juego.
En el minuto 29, Alfonso marcaba el 1-0 después de un error defensivo del Laredo. Gran moviento de Darío Guti que dejó en jaque a los jugadores visitantes y con el que le sirvió el esférico a Alfonso para que lograra su primer tanto en esta fase de promoción de ascenso. Se confirmaba, así, el inicio arrollador del equipo ejidense y se mantuvo su dominio hasta el final de la primera mitad.
— Mr. Beans (@Guanacko) 18 de junio de 2016
Tras el descanso, el Laredo comenzó con otro aire. Era necesario marcar un gol para que la vuelta de la eliminatoria fuera favorable para los cántabros. Al menos, no podían recibir más goles y eso lo sabían pero se fueron al ataque. Esta segunda mitad no tuvo un dominio claro de ninguno de los dos equipos.
En el 64 García tuvo que hacer una doble parada ante uno de los ataques que se sucedieron en los segundos cuarenta y cinco minutos. El partido estaba de ida y vuelta con oportunidades de los dos equipos pero con una mayor intensidad visitante de la que mostraron antes del descanso. De hecho, las entradas de los cántabros fueron más duras, debían parar el juego de los celestes a toda costa.
Poco a poco la tensión en el encuentro fue creciendo, los dos equipos querían marcar y, a la vez, no querían encajar. Un error defensivo de cualquiera de los jugadores podía desembocar en un cataclismo en contra de sus propios beneficios. No obstante, ambos conjuntos se golpearon sin encontrar ningún tanto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: