El Ayuntamiento de Tabernas da la espalda al ST Lucainena

Cada vez quedan menos jornadas de liga pero hay más problemas para el ST Lucainena. Quedan siete fines de semana de fútbol en la Segunda Andaluza de Almería y parece ser que el conjunto de Lucainena no va a poder jugar sus partidos de local en el Campo de Los Suspiros. El ayuntamiento de Tabernas ha decidido cerrar el campo para los jugadores del Siete Torres por tres motivos en concreto que se explican en el documento adjuntado como foto del artículo. Sin embargo, desde el club se recalca que no son motivos suficientes ya que algunos son totalmente explicables. Además, los meses de invierno el campo no tenía agua caliente y el ayuntamiento cobra por dos horas de entrenamiento, de 21:00 a 23:00, pero en invierno tenían que cerrar a las 22:00 por lo que les dejaban entrenar hasta las 22:30 como favor.

Desde el comienzo de la temporada el Lucainena tiene el Campo de Tabernas para jugar sus partidos como local y para entrenar cada semana durante dos días, a veces les dejaban tres. Todo ello empezó tras un acuerdo entre los alcaldes de ambos municipios, en el que el ayuntamiento de Lucainena se encargaría de pagar las tasas del campo de Tabernas como ayuda al equipo de su pueblo (como menciona el alcalde de Tabernas, José Díaz Ibañez, en el documento).
Gracias a los patrocinadores y a la supuesta ayuda del ayuntamiento de Lucainena el equipo inició la competición y se mantuvo más que la temporada pasada que la abandonó a finales de febrero por problemas económicos. Todo apuntaba a que esta campaña el equipo podría echar el cierre a la competición en su jornada 38 pero los problemas siguen. Hace dos semanas el club mandaba un comunicado en el que se quejaba del ayuntamiento de Lucainena por no darle ni una ayuda en todo lo que se lleva de campeonato. La reclamación de la plantilla llega porque en diciembre se celebró una reunión en la que el alcalde lucainense prometió una ayuda mensual de 130 euros al equipo que lleva el nombre de su pueblo. Pero el dinero nunca llegó a las arcas de la plantilla para sobrellevar los costes de los árbitros ni las necesidades básicas de los jugadores. Desde febrero los jugadores tienen que pagar a los árbitros de su propio bolsillo ya que no queda capital en la entidad de Lucainena.
Tras este comunicado del ST Lucainena contando su situación, llega el escrito del ayuntamiento de Tabernas negándoles su campo cuando, según el propio club, su equipo es ejemplar y no ha creado problemas. En lo que se refiere a las puertas del vestuario fue algo que no hicieron los jugadores del club, de hecho, ellos mismos “han tenido un comportamiento ejemplar limpiando los vestuarios después de los encuentros y sin causar ningún desperfecto”, dicen desde el Lucainena. Respecto a la Guardia Civil, “el domingo contra el Poli expulsaron a un jugador nuestro que fue insultado por un rival y al ser expulsado se calentó pero después se disculpó con el árbitro. El árbitro dice que vio en peligro su integridad”. Además, desde el club se recalca que fue un hecho en concreto ya que “es mentira que el club genere peleas en los campos ni dé mala imagen”, de lo contrario la federación ya hubiera tomado cartas en el asunto y tendría sanciones considerables. En lo que concierne al cobro de entradas, “solo se hizo un partido y fue para generar algún ingreso para el club y pagar el árbitro. Es más, nadie nos informó de que eso fuese ilegal, ni alcaldía ni concejalía de deportes”. Hecho totalmente normal debido a la situación del equipo, además, varios equipos suelen cobrar entrada en esta categoría. El precio de la entrada del resto de equipos suele rondar los tres o cinco euros y el Lucainena lo hizo en un solo encuentro y por dos euros.
Los motivos presentados por el ayuntamiento de Tabernas serán más o menos ciertos depende de quién lea el documento presentado pero no deja de ser curioso y coincidente que, dos semanas después de que el ST Lucainena diese un comunicado quejándose del no cumplimiento de subvención (pago de las tasas del campo) por parte de su alcalde, se les expulse del campo. Más que nada porque el propio alcalde de Lucainena, Juan Herrera, fue el que consiguió que el equipo de su pueblo jugara en Tabernas ya que hay una buena relación entre ambos ediles.
De momento, el encuentro que iba a disputar este fin de semana el Lucainena, en Los Suspiros, contra el CD Mojácar queda suspendido por la federación almeriense. El martes, la federación se reunirá con el Lucainena y el club propondrá jugar como visitante lo que queda de temporada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: